Encuentro cartas de Dios tiradas por la calle y su firma en cada una, y las dejo donde están porque sé que dondequiera que vaya otras llegarán puntualmente.
(Walt Whitman)
 
 
 

|

|

|

 
 

Enciclopedia teológica

volvervolver
 

Modelos de universo

El universo de Ptolomeo

Los antiguos griegos organizaron sus observaciones del mundo en modelos cosmológicos, cuyo origen se remonta a unos 2500 años. Un modelo permanece por encima de otros de acuerdo a su belleza. El astrónomo egipcio Ptolomeo (siglo II d. de C.) trató de adaptar el modelo cosmológico para que concordara con las observaciones astronómicas de su época; su modelo tuvo una vigencia de 1400 años, hasta los descubrimientos de Galileo, Kepler y Copérnico.

Modelo medieval

El universo medieval. La cosmología medieval no era el reino exclusivo de la ciencia y la filosofía, sino que incorporaba al hombre y su panteón. Este grabado de la Divina Comedia de Dante (1256 – 1321) muestra el concepto medieval del universo, incluyendo la conexión entre la teología católica (infierno, purgatorio, paraíso) con la cosmología griega de las esferas superpuestas.

El universo infinito de Digges rodeando el sistema solar de Copérnico

Después de los trabajos de Copérnico (1473-1543) sobre la reforma del calendario, realizados a petición del Papa, apareció una nueva cosmología con el sol en el centro del universo. Fue una época de grandes descubrimientos, tanto en la Tierra por parte de los navegantes españoles y portugueses, como en los cielos. El tamaño del sistema solar se multiplicó por 10.000 en un siglo. La idea de un universo pequeño dio paso a un sistema mucho mayor en 1576, cuando Thomas Digges (1543-1595) publicó su representación del sistema copernicano combinada con un espacio exterior infinitamente extenso.

El universo de Descartes

Descartes combinó elementos estoicos y corpucularistas para probar una filosofía mecánica de grandes vuelos, donde las piezas básicas de la naturaleza son entidades geométricas. Ni siquiera hay fuerzas, pues éstas se reducen a impactos de la materia en movimiento. Descartes niega la existencia del vacío e introduce una materia sutil que lo invade todo, a fin de explicar por contacto todas las interacciones entre la materia ordinaria. Es un mundo pasivo. En la figura aparecen torbellinos de materia sutil, los vórtices, que explican los movimientos planetarios.

Kepler

Kepler recurre a los cinco sólidos regulares del “Timeo” de Platón para dar la razón de por qué hay seis cuerpos celestes a las distancias del sol a las que de hecho se encuentran. Así, Mercurio es un octaedro, Venus un icosaedro que circunscribe a Mercurio, a su vez circunscrito por la esfera de la Tierra. Ésta, a su vez, se inscribe en un dodecaedro inscrito en la esfera de Marte, circunscrita en el tetraedro de Júpiter y éste, en el cubo de Saturno.

Big Bang: Expansión y evolución del universo

La cosmología del Big Bang sostiene que el Universo está en expansión y evolución. Si se mira atrás en el tiempo, el universo es más denso y caliente, y su contenido más joven. En los comienzos sólo había semillas fruto del desarrollo de unas energías básicas –cuatro- que se habrían liberado de una gran explosión.

La masa curva del espacio-tiempo

Las observaciones realizadas por Arthur Eddington durante un eclipse de sol le permitieron verificar las predicciones de Albert Einstein en el sentido de que la curvatura del espacio debida al sol, “altera” la posición aparente de las estrellas.

 
 
© 2009- Revista Universitaria de Teología de Albacete Diseño y HostingOnirics
Inicio