Todo es una perla brillante, incluso el antro del demonio de la montaña negra
(Dogén)
 
 
 

|

|

|

 
 

Enciclopedia teológica

volvervolver
 

Algunas pruebas del universo en expansión

Esta teoría goza en la actualidad de un importante soporte empírico y ha desplazado a otras teorías alternativas (por ejemplo la del estado estacionario de Fred Hoyle y otros). Se suelen aportar en su favor cuatro hechos:

  1. Existe en todo el universo un fondo de radiación de 3 grados Kelvin, no atribuible a las estrellas, que sólo puede ser explicado como vestigio de una fase de temperatura y densidad elevadísima.
  2. La abundancia semejante de helio y otros elementos en estrellas antiguas y estrellas jóvenes no puede ser explicada en términos de la evolución estelar y debe ser atribuida igualmente a los momentos iniciales previos a la formación de las estrellas.
  3. El descubrimientos de algunos objetos, como los quásares, situados sólo a grandes distancias de nuestra galaxia, pero no en sus cercanías, es indicio de una evolución en el universo.
  4. El descubrimiento en 1992 de las inhomogeneidades de la radiación de fondo, fruto de una fase inflacionaria muy temprana, puso fin a la principal objeción que se dirigía contra la teoría: su incapacidad de explicar cómo era posible que a partir de una concentración homogénea de energía, había podido surgir la desigual distribución de materia que supone la existencia de estrellas y galaxias.
 
 
© 2009- Revista Universitaria de Teología de Albacete Diseño y HostingOnirics
Inicio